Naked Eyes

Incluso en la primera mitad de la década de los ochenta, era algo extraño encontrar grupos que tuvieran una buena ‘performance’ en directo y que también sonaran consistentemente en las emisoras radiales. Una de esas rarezas eran los Naked Eyes.

El sello característico de esta banda inglesa era el romántico sonido del sintetizador, componente esencial de aquellos únicos dos álbumes y de los exitosos sencillos “always something there to remind me” y “promises, promises”. Se dice fácil, pero es verdad que su música suena de manera peculiar al punto de reconocer la autoría de las canciones sólo escuchando sus primeros compases.

El grupo estaba formado por dos amigos de la ciudad de Bath, Inglaterra, de nombres Pete Byrne (voz) y Rob Fisher (teclados), y para el tiempo en que formaron el grupo ya tenían cierto camino recorrido juntos, restándole importancia a encontrar otros miembros.

Ambos solían frecuentar la zona nocturna de la ciudad en tiempos en que el punk y el new wave dominaban la escena. La forma en que este par se conoció es muy singular:

Iba yo un día caminando por el puente “Pultney” (en Bath), a finales del año 1979, cuando vi a Rob siendo brutalmente abordado por una chica que estaba de muy mal humor.

Yo venía de la reciente separación de mi grupo (Studio) y por la pinta que tenía Fisher, a él le pasaba algo similar (la enfadada fémina resultaba ser la por entonces cantante de la banda de Rob, Whitewing).

Intervine entonces en favor de Rob (aunque la robusta mujer, fácilmente hubiera podido con nosotros dos), lo rescaté, y nos fuimos a un lugar tranquilo en donde discutimos los pros y los contras de formar una banda juntos.

Dos horas después ya teníamos un plan brillante: escribiríamos canciones, conseguiríamos alguien que nos auspicie, en poco tiempo firmaríamos contrato con alguna disquera, y un poco más tarde, alguno de nuestros temas se convertiría en un hit. Cuatro años después, así sucedió.

Pete Byrne

(what) In the name of love

Tuvieron una previa y corta experiencia liderando el grupo Neon entre 1980 y 1981, banda de la que también formaron parte los futuros Tears For Fears, Roland Orzabal y Curt Smith. Sobre esta agrupación y la interrelación con sus compañeros, Byrne recordaba:

Todo el material de Neon fue escrito por Rob y por mí, así que sonaba como Naked Eyes con guitarra, batería y bajo.

Naked Eyes - Burning Bridges
Naked Eyes

Nuevamente como dúo en 1982, Byrne y Fisher optaron por mantener las cosas simples: un formato de dos integrantes y sintetizadores.

Sus primeros demos, uno de los cuales era un precioso cover del clásico de Burt Bachrach / Hal David, “always something there to remind me”, les valió un contrato discográfico (nada menos que con EMI) y el apoyo del productor Tony Mansfield, lo que le dio el empuje necesario al Burning Bridges (EMI EMC, 1983), titulado simplemente Naked Eyes en USA, el álbum debut que sería grabado en los legendarios estudios de Abbey Road.

El lanzamiento de “always something there to remind me” fue rápidamente todo un suceso en ambos lados del Atlántico, al que siguieron los sencillos “promises, promises” y “when the lights go out”, demostrando que el éxito del grupo no había sido casualidad.

Always something there to remind me
Naked Eyes - Fuel for the Fire
Fuel for the Fire

El año siguiente se editaría su segundo disco, Fuel For The Fire (EMI, 1984), que no lograría afianzar la carrera del grupo: el single escogido para la promoción, “(what) in the name of love”, solo llegaría a alcanzar el puesto número 40 en las listas de popularidad.

Esto sumado a que de pronto se vieron obligados a cambiar de compañía discográfica, ocasiona que Byrne y Fisher decidieran dar un muy prematuro paso al costado.

Pete se estableció entonces en California, manteniendo su capacidad creativa a la orden del día y juntando las piezas de lo que posteriormente sería un álbum de grandes éxitos y rarezas, Everything and More (EMI/One Way, 2002), que incluye varios remixes de doce pulgadas y una versión del clásico “promises, promises” hecha en su tiempo en colaboración con Madonna.

Además, por lo general se mantenía ocupado escribiendo canciones y produciendo trabajos de algunos renombrados artistas, así como trabajando en su propia carrera solista.

Por otro lado, en el año 1987, Rob saborea de nuevo el éxito como parte del duo-pop Climie Fisher, convirtiendo el sencillo “love changes (everything)” en otro suceso musical ubicándose en el puesto número 2 de las listas locales.

Byrne y Fisher, que habían terminado la experiencia de Naked Eyes en buenos términos, se volvieron a reunir a principios de 1999 para trabajar en nuevas canciones. El eminente resurgimiento de la banda de synthpop se veía en el horizonte.

De pronto, la fatalidad: Rob muere inesperadamente en agosto de ese mismo año debido a complicaciones posteriores a una cirugía que se le practicó para tratar el cáncer de intestino que adolecía.

Voices in my head

Desde entonces, la idea de ‘retomar el ya retomado’ proyecto de Naked Eyes siguió dando vueltas en la mente de Byrne hasta que en el 2005, decide concretarlo.

Es así que junto a talentosos integrantes de algunas bandas de L.A. se vuelven a popularizar aquellos temas ochenteros pero con un nuevo sonido synth, logrando agotar las entradas en varias presentaciones alrededor del país.

Actualmente está dando vueltas por las tiendas de discos un ‘Naked Eyes-Stripped álbum’, Fumbling With The Covers, que no es más que un recopilatorio de versiones acústicas, y para el año que viene, se espera un nuevo trabajo que llevará por nombre Piccadilly.

Promises, Promises

Compartir:

Similar Posts

One Comment

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.