Siniestro Total - Made in Japan

Iba yo hace unos días caminando por la calle en búsqueda de algo para cenar cuando de repente vi a dos niños ‘jugando a las peleas’ en la acera de enfrente (con tanta violencia presente hoy en día en la televisión, primeras páginas de los diarios y muchas veces en sus propios hogares, esto es algo casi innato en los chicos).

De pronto, uno de ellos le propinó un empujón al otro mandándolo al suelo. Este se echó a llorar y su madre, que vendía golosinas en un improvisado espacio muy cerca de él, le empezó a sobar las rodillas mientras repetía incesantemente aquella conocida frase: ‘sana, sana, colita de rana’.

Mientras pensaba que este nivel de violencia en la niñez se va volviendo algo cotidiano, se me vino a la mente un disco de la banda protagonista en este día que había comprado aquí en Lima (tenía la cinta ya comprada en el recordado Madrid Rock), hace ya muchas lunas, en el famoso ‘tío Lyon’ del segundo piso de las Galerías Brasil.

Llegué a interesarme por este trabajo pues había ya escuchado temas como “tan hermoso”, “a casa”, o aquel que incluye la conocida frase antes mencionada, aunque algo distorsionada, “el hombre medicina”.

Este disco lo hicimos casi con orejeras. Queríamos conseguir sonar tan bestias como en directo y al final, cuando nos mandaron el master desde Estados Unidos, dijimos: ¡Uuuaaah, qué es esto! ¡Qué ruido! Aunque pienso que contiene canciones muy buenas

Julián Hernández, 1995
El hombre medicina

Una noche de botellas y niebla espesa, mientras transcurría el verano de 1981, el recién bautizado grupo Mari Cruz Soriano y los que Afinan su Piano (llamado así pues ante la premura de firmar sus maquetas de alguna manera, estando en un bar mirando la televisión, ven a Mari Cruz Soriano aparecer en ella) sufre un fuerte accidente a bordo de un Renault 12 familiar. Producto de éste, y habiéndoles llegado el reporte de la aseguradora calificando el incidente de ‘siniestro total’, Miguel Costas dice:

Joder, es un buen nombre para el grupo.

Nace en ese momento en la ciudad de Vigo, ya con nombre propio, una banda punkie (sobre todo en sus inicios, aunque a lo largo de su carrera han evolucionado exitosamente hacia otros estilos), salida de contexto, irreverente, grotesca, insoportable, revolucionaria, impúdica, sinvergüenza, impredecible, recalcitrante, inescrupulosa, repetitiva, etc. llamada Siniestro Total.

En unos tiempos en que emitir escupitajos en los conciertos era visto (que no soportado por los receptores) como un signo de aceptación y delirio, Siniestro ya había sacado a la luz su primer trabajo: ¿Cuándo se Come Aquí? (Noviembre, 1982), bajo la firma de la recientemente instituida disquera independiente DRO.

Pero no es hasta su mítica aparición en el Rock Ola a principios de 1983 (sitio imprescindible, que por lo general otorgaba a las bandas emergentes que allí tocaban una inminente salida del anonimato) que este álbum se da a conocer oficialmente, más o menos, armándose un ‘pogo’ impresionante.

Escarallado vivo

Eso sin mencionar las piedras, latas, ceniceros o botellas que volaban por todos lados a partir de ahí, en la mayoría de sus actuaciones: una de ellas llegaría a alcanzar alguna vez a Germán Coppini -primer vocalista del grupo- en la pierna. En otra ocasión, un cenicero alcanzó a Miguel en la oreja…

Este primer LP no se distingue precisamente por su calidad musical pero si por la fuerza de sus letras en temas tan irreverentes como: “Ayatollah no me toques la pirola”, “todos los ahorcados mueren empalmados” o “chochos voladores”.

Coppini se marcha a Golpes Bajos (separado del grupo -se dijo- por estar disconforme con la temática que desarrollaba, aunque quizás la verdadera razón es que éste no mencionó para nada a Siniestro Total cuando fue invitado a un conocido programa de televisión, ya como parte de Golpes).

Mientras, se edita un single ‘de doble cara b’ que casi inmediatamente origina unas palabras alusivas de Miguel Ríos al respecto:

¡Dios mío!, ¿a dónde habrá llegado a parar el rock español cuando se cantan cosas como “me pica un huevo”?

Y eso que Ríos no mencionó famosas adaptaciones de dichos populares como “al que eyacula Dios le ayuda”.

A casa

Nativos del mismo lugar que vio crecer a bandas como Aerolíneas Federales, Bromea o Qué, Los Cafres, Semen Up u Os Resentidos, su cambiante formación era al tiempo en que trabajaron en este álbum, el décimo de su carrera, la siguiente:

Julián Hernández (voz, órgano, armónica y guitarra), Miguel Costas (voz y guitarras), Javier Soto (guitarra solista y coros), Segundo Grandío (bajo y coros) y Angel González (batería). La grabación fue hecha en tierras yanquis (en la ciudad de Memphis) bajo la batuta del ingeniero de sonido Joe Hardy, que por cierto se volvería un colaborador habitual en sus próximos discos.

Siniestro Total - Made in Japan II
Made in Japan

Made In Japan (en BMG Ariola) sale a la venta a finales de 1993 y mantiene la crítica como base de sus canciones, aunque esta vez, acompañada de un rock bastante ruidoso y algo más fuerte que de costumbre. No obstante, los tres videos escogidos para su promoción, “el hombre medicina”, “yo dije yeah” y “cuenca minera”, casi conservan la misma línea de siempre.

A principios de 1994, sufren una importante baja: Miguel Costas se marcha del grupo, que queda entonces como un cuarteto.

Sí, siempre que hay un movimiento de este calibre es como un pequeño cataclismo. Al mismo tiempo que Miguel se bajaba del carro, el resto grupo lo que hizo fue pegar un acelerón en vez de tenernos autocompasión y lamentarnos. Nos metimos a trabajar como bestias y en un año y medio, montamos el repertorio de Siniestro Total para una formación de cuatro además de un grupo de versiones.

Julián Hernández, 1995
Cuenca minera

Made In Japan sale después del impresionante directo Ante Todo Mucha Calma (BMG, 1992), y me encantó casi de principio a fin: recuerdo que ponía todo el lado A de la cinta, y en el lado B saltaba las dos primeras y la hacía correr desde “el hombre medicina” hasta “la sierra es la familia”.

Recién salido, este trabajo causa un poco de sorpresa en muchos de sus seguidores y la banda pierde cierta popularidad, pero vuelve paulatinamente a ganar simpatizantes e incluso llega a ser catalogado por algunos entendidos como el mejor disco de su carrera.

Otros títulos como “tan hermoso”, “autopista de Basora” o “escarallado vivo”, hacen el álbum más interesante.

Una necesaria regresión para encontrarse con uno de los grupos punkies españoles más representativos, que aunque con un sonido un tanto distinto al que practicaban en los ochentas, conserva todavía esa esencia que les hizo ganar millones de fanáticos en todo el mundo.

Tan hermoso
Compartir:

Similar Posts

3 Comments

  1. Yo tengo los vinilos “menos mal que nos queda Portugal” y “De hoy no pasa”. De hecho los Siniestro fueron el primerdo grupo que me presentaron cuando los enterados me decian que el rock español no solo eran Miguel Rios y Baron Rojo (hablo de 1983).
    Buena reseña.
    sl2!

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.