Concrete Blonde

Después de estar ligados algunos años a un proyecto previo de nombre Dream 6, nombre bajo el que incluso llegan a editar un disco homónimo en Francia allá por el año 1983, empezaría a tomar forma este notable grupo de rock alternativo norteamericano hasta establecerse definitivamente en el año 1986, al conseguir firmar con la disquera I.R.S Records, en donde también militaba la banda de Georgia, R.E.M.

Es justamente el cantante de esta última agrupación, Michael Stipe, quien les sugiere el nombre pues a su entender, describía a la perfección el marcado contraste en su música: rock bastante intenso en una mano e íntimas y sensibles composiciones líricas en la otra.
Sin más, la agrupación se llamaría Concrete Blonde.

Todo empieza alrededor de 1980. Trabajaba muy duro en un mísero empleo durante el día, y en mis ratos libres buscaba con avidez alguna disquera de música indie con la que pudiéramos fichar en algún momento. Como nos faltaba un bajista, probamos con algunos aquí y allá pero al final seguíamos siendo solamente tres, así que tuve que aprender a tocarlo yo misma.

Mientras tanto la pasaba metida en mi baño grabando en dos casseteras algunos demos durante la noche y trabajando hasta el cansancio durante el día. Uno de estos demos fue a la disquera Electra, pero ellos querían que hiciéramos versiones de canciones de otros grupos, y la verdad, yo no quería ser conocida por hacer covers.

Así que por nuestra cuenta empezamos a grabar nuestro primer álbum, y prácticamente cuando ya estaba terminado, nos llamó el dirigente de I.R.S. diciendo que estaba interesado en nosotros pues le recordábamos mucho al también trío The Police.

Johnette Napolitano
Still in Hollywood

Los fundadores del grupo fueron los siguientes: Earle Mankey, ex-guitarrista de los Sparks (quien se hacía cargo de la producción) y su hermano, Jim Mankey (al mando de la guitarra). Luego se les uniría Johnette Napolitano en el bajo y primera voz, y posteriormente, Harry Rushakoff en la batería.

Con esta formación debutan con el disco Concrete Blonde (IRS, 1986), con un más que aceptable cover del clásico de George Harrison, “beware of darkness“, resultando ser una encantadora mezcla de energía y sensibilidad que les valió una respuesta más que positiva, tanto de la crítica especializada como de las audiencias roqueras.

Para su segundo trabajo necesitarían la ayuda de un segundo guitarrista, de nombre Alan Bloch, quien fue inmediatamente delegado a tocar el bajo para que Napolitano se concentrara enteramente en componer y cantar. Así, dan vida a Free (IRS, 1989).

La extraordinaria voz de su líder, mezcla de firmeza y vulnerabilidad, le da al grupo la mayor parte de su fuerza y consistencia logrando que los ojos del mundo se voltearan hacia ellos.

God is a bullet

Unos meses después, Rushakoff se internaría por su adicción a las drogas siendo posteriormente echado (en el 2002, por sus continuas faltas a grabaciones y presentaciones) y reemplazado temporalmente por el ex-baterista de los Roxy Music, Paul Thompson (que también llegaría a trabajar en varios temas del siguiente disco), volviendo el grupo a quedar como un trío.

Harry no estaba bien. Para nada. Así que tuve que mandarlo a casa. Habíamos tenido una presentación la noche anterior y Paul Thompson, baterista de los Roxy Music, estuvo presente. Le gustó lo que vio y simplemente encajó en el grupo.

Recuerdo que el productor Chris Tsangerides quería que Bruce Dickinson de Iron Maiden cantara conmigo. Vino al estudio y todo, y yo dije “no, de ninguna manera… todo el respeto del mundo para ti, pero de ninguna manera.”

Johnette Napolitano

Así llega Bloodletting (IRS, 1990), entendido por muchos como su trabajo más resaltante en términos de intensidad emocional. Esto último a causa de una reciente y dolorosa separación sufrida por la cantante, que dicho sea de paso, escribió todos y cada uno de los temas de esta producción.

Bloodletting (The Vampire Song)

Dos años después llegaría la cuarta entrega, Walking in London (IRS, 1992), un trabajo al nivel de los anteriores y que cuyo último tema, “It’s a man’s world”, era otro buen cover, esta vez del inmortal James Brown.

Why don’t you see me

Dos esqueletos bailando flamenco encabezaban la portada de su quinto trabajo, Mexican Moon (IRS, 1993), que durante su grabación presenció muchos malos entendidos y peleas entre los integrantes del grupo, y que se terminaría convirtiendo en el último de su primera etapa.

Aún así, y cargado de influencias hispanas, el disco continuaba ese nivel consistente, fresco, y seductor que siempre fue característico de Concrete Blonde, el mismo que los convierte hoy por hoy en una de las agrupaciones más sólidas que se han visto, no decepcionando en ninguno de sus álbumes, y manteniendo siempre un perfil bajo no obstante el éxito y los millones de fanáticos ganados alrededor del mundo.

El álbum rescata cosas que escribí hace varios años junto a Texacala Jones, y un tema llamado ‘Rain’ que incluimos en el primer EP que grabamos, cuando todavía eramos llamados Dream 6. Es como cerrar el círculo, un más que oportuno broche de oro.

‘Mexican Moon’ definitivamente tiene algunos momentos de alto despliegue a nivel lírico. Uno de los más notables es un emotivo cover de “end of the line”, una balada de los Roxy Music.

Johnette Napolitano
End of the line

Se reunirían nuevamente en el 2001 para grabar dos producciones más, de nivel igual o mejor que las anteriores: Group Therapy (Manifesto, 2002) y Mojave (Eleven Thirty, 2004), dando entre ellos un espectacular concierto en tierras brasileñas.

Es conocida la gran afición de Napolitano por las tierras ibéricas y en especial por el flamenco, ritmo que ella adora. Al respecto, alguna vez se le preguntó la razón de sus continuos viajes a España:

Viajo continuamente porque, en una frase, allí hay una mejor calidad de vida. Es realmente encantador estar en un país que no considera la guerra como principal prioridad para su existencia.

A mediados del 2006, Johnette anunciaría el retiro oficial de Concrete Blonde por medio de un mensaje publicado en su antigua página web. Allí se podía leer más o menos lo siguiente:

Gracias a todos y cada uno de los que creyeron y escucharon música. La música seguirá allí. Sigan escuchando, sigan creyendo, sigan soñando. Como una onda, ésta se mueve, viaja y nos alcanza. Conduzcan escuchándola, hagan el amor escuchándola, lloren escuchándola. Por ella nos metimos en esto, y mucho después de que nos hayamos ido seguirá allí. Gracias a los que nos ayudaron a llevarla a todos ustedes, y gracias a cada rostro y a cada corazón de todos los que nos siguieron alrededor del mundo.

Everybody knows

Compartir:

Similar Posts

3 Comments

  1. Recién este 2012 descubro el trabajo y belleza de Johnette Napolitano y Concrete Blonde. Me he convertido en un fanático. Artistas como estos son los que le cambian la vida a uno. Y pensar que en los 90’s solo escuchaba Radiohead sin darme cuenta que existían Concrete Blonde y otra superbanda con otro supercantante: Faith No More y Mike Patton.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.