The Bongos

Tema notable de esta poco conocida banda norteamericana que empezaría su carrera en el mundillo musical como un trío, sin más pretensiones que convertirse en una banda pop. Afortunadamente, fueron mucho más que eso.

El innegable talento de Richard Barone (cantante y guitarrista), se une a principios de los ’80 al de Frank Giannini (batería) y al de Rob Norris (al mando del bajo). Dejando entrever una serie de influencias que iban desde The Byrds hasta T. Rex, llegan a lanzar dos EPs al mercado bajo el sello de una firma pequeña. Luego se pasarían a PVC Records y editarían su primer larga duración titulado Drums Along The Hudson, que compilaba los temas de su primera etapa.

Aunque la mayor parte del crédito es para Barone, los otros miembros también aportaban lo suyo. Pero no es hasta que se les une James Mastro (en la guitarra) que el grupo cobra verdadera fuerza, al punto que la importante disquera RCA les pone un contrato sobre la mesa.

Ya bajo este sello producen un EP más y posteriormente, en 1985, lanzan al mercado el que a la postre sería su último disco, Beat Hotel, que no hizo más que aumentar su número de fieles seguidores.

En sus inicios, Frank Giannini trabajaba como cocinero en el Maxwell’s y practicaba en una primaria agrupación llamada simplemente ‘A‘. Cuando nació The Bongos, pidieron permiso a los dueños del recinto para ensayar en la trastienda en medio de cajas, latas e insumos.
Se dice que sonaban tan bien, que un día un representante de la RCA pasó por allí y se quedó escuchándolos por varios minutos: al día siguiente, regresó con un contrato discográfico bajo el brazo.

Barone y el resto de la agrupación vivían en Hoboken, una pequeña ciudad de New Jersey, que les acogió y les ofreció la posibilidad de desarrollarse musicalmente tal como él mismo contaba:

Nosotros no hubiéramos existido sin Hoboken. Vivíamos en un fantástico departamento en medio de la Av. Hudson y queríamos que la gente pensara en Hoboken de la misma manera que pensaban en Liverpool, hogar de los Beatles: cuando ellos salieron a la luz, ese fue el lugar donde todos buscaban nuevos músicos y agrupaciones. Por un pequeño instante, nosotros también logramos eso.

En el 2007, veinte años después de su separación, Drums Along The Hudson, su álbum debut y que muchos consideran como uno de los mejores de la década de los ’80, fue re-masterizado y puesto a la venta en una edición especial que compilaba nada menos que 26 canciones. Altamente recomendable.

En mi opinión, el Beat Hotel falla en su intento de seguir la estela dejada por el primero debido a que fue muy arreglado, sobre-producido, y contiene sólo algunas canciones interesantes: el tema “brave new world” es uno de los pocos que destaca.

Brave new world (true love is ordinary)

Compartir:

Similar Posts

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.