The Angels

Hace muchos años, alguien calificó al Face To Face (Albert Productions, 1978) como ‘el disco que los AC/DC nunca pudieron escribir’. Esta afirmación resulta ser no tan trillada como suena, especialmente si tenemos en cuenta que bandas como los Guns N’ Roses, Pearl Jam, o Nirvana fueron influenciadas por su música.

¿Qué tendrán de especial los grupos australianos? Parece que les resultara muy sencillo extraer buena música de una simple alineación de guitarra, bajo y batería. No hay nada nuevo o impresionante en sus canciones, de hecho algunas se vuelven incluso aburridas, pero vaya que la melodía se te queda clavada en la memoria.

The Angels deben ser -junto con AC/DC y Rose Tattoo– los pioneros del distintivo sonido conocido como ‘rock australiano’ que explosionara a finales de la década de los ‘70. Siempre se tendió a compararlos con la banda de los hermanos Young, pero escuchándolos con atención, poco o nada tienen que ver con ella (algún entendido dijo en cierta ocasión que era ‘como comparar a los Pet Shop Boys con Slayer‘).

Face To Face es un disco consistente desde todo punto de vista (salvo por uno o dos temas). Cuando salió a la luz captó inmediatamente la atención de la juventud rockera australiana.

Muchos lo encasillan dentro del género ‘punk’, pero como la gran mayoría de grupos locales a finales de los ‘70, está cimentado sobre el rock and roll clásico. Es simple pero cargado de sensibilidad, símbolo de cómo se hacían las cosas en aquel entonces.

Las canciones son de lo más pegajosas; no obstante, puede que la mayoría nos parezcan un tanto ‘mustias’ cuando son escuchadas por vez primera: esta sensación va cambiando conforme nos adentramos en la temática desarrollada (poder, mentiras y corrupción, algo tan ‘en boga’ varias décadas después).

Para muestra, a continuación el “take a long line”.

Take a long line

La banda pasó más de la mitad del año ’80 promocionando el Face to Face (edición americana) en tierras yanquis, encabezando presentaciones en numerosos clubs y actuando de teloneros de, por ejemplo, Cheap Trick o The Kinks. El éxito obtenido corroboró que no tuvieron que cambiar nada para ello…

Cuando empezábamos a considerar un contrato discográfico en América, alguien nos sentó en un estudio australiano y nos dijo que si queríamos tener posibilidades de triunfar allí teníamos que cambiar el estilo de nuestra música, usar teclados, guitarras de marca Fender para un sonido más limpio, y dejar de escribir canciones tan deprimentes.

Lo mandamos a rodar. Lo único que hicimos fue cambiar ligeramente nuestro nombre para evitar alguna confusión con la banda americana de glam-rock Angel.

John Brewster
Compartir:

Similar Posts

2 Comments

  1. Hola césar, te comento que en vh1 latino y gringo, con frecuencia transmiten al AC/DC de finales de 70´s con Bon Scott, tocando en barecillos australianos. Por momentos ese AC/DC suena más punk que metal.
    Sigo con mi apuesta: quien me presente a un grupo de rock australiano malo o chabacano, sus cervezas de la farra del sábado van a mi cuenta.
    Aquí en México editaron a The angels con el nombre de Angel City, pero no compré el disco porque tenía el casete y yo estaba más metido en ondas de new wave.
    Saludos…

    p.d. Parece que ya encontré la película de culto punk “times square” para colgarla en el blog

  2. Ellos ya eran famosos en su tierra natal con el nombre de The Angels. Lo que pasa es que se hacen llamar Angel City para lanzar sus discos en el mercado norteamericano.

    Esto se debió a que al quedarse con el nombre original e incursionar en tierras yanquis, podrían haberse generado confusiones con una banda ‘glam’ llamada Angel y otra compuesta sólo por chicas (de los años ’60) que también llevaba por nombre The Angels.

    Times Square… ¡a verla!

    Gracias por el comentario.

Agregue un comentario a Rodrigo Cancelar respuesta

Su dirección de correo no se hará público.