Moby - Wait For Me

Algo terrible le había sucedido a Moby hace algunos años: se dio cuenta de que tenía mucho éxito haciendo música que otros querían escuchar, así que continuó por ese camino durante un buen tiempo.

Si echamos una rápida mirada atrás, los primeros compases de su trayectoria le definían como un artista que no podía ser encasillado en ningún estilo musical: ya sea componiendo un álbum de ‘techno‘, de ‘ambient‘ o incluso de ‘punk rock mezclado con ambient‘, siempre había un rango de incertidumbre y compromiso en su música que agradó hasta a los más escépticos. Había la sensación de que nos seguiría sorprendiendo cada vez.

Y entonces llegó el Play (Mute Records, 1999), y todo el mundo se enteró de su existencia.
De pronto se vio a sí mismo vendiendo millones de discos dándose cuenta de que ya contaba con una audiencia que esperaba más de él, así que hizo lo que muchos no esperábamos: empezó a escribir para esa audiencia.

Y es que sus siguientes discos poco o nada nuevo tenían que aportar: 18 (Mute Records, 2002) podría fácilmente haberse llamado ‘Play II’; Hotel (Mute Records, 2005) podría ser visto como una versión un tanto más ligera del Animal Rights (Mute Records, 1996); Last Night (Mute Records, 2008) era como un intento forzado de volver a ganarse a sus seguidores más antiguos.

El punto es que hubo una época en que lanzaba cosas como “thousand“, “heavy flow“, “reject“, “feeling so real“, etc. y podía escribir canciones de ese estilo sencillamente porque no tenía mucho que perder: los amantes de lo no comercial buscarían sus producciones, todos los demás no sabrían de su existencia, y el mundo seguiría su curso normal.

Shot in the back of the head

Con respecto a su nuevo lanzamiento discográfico, más de uno lo empezamos a ver como una especie de regreso del Moby que alguna vez nos llamó la atención, aquel que no tenía nada que probar a nadie excepto a sí mismo.

Wait For Me envuelve piezas musicales que han sido hechas por alguien que no teme mezclar sonidos disonantes, alguien que copula con la presencia de grandes dosis de depresión, por alguien a quien no le importa cambiar intempestivamente de ritmo a la mitad de una melodía.

Los más entendidos opinan que es muy parecido al Play, y puede que lleven razón, pero hay un pequeño detalle que debe tomarse en cuenta: el Moby de este álbum es 10 años más experimentado, más ‘recorrido’ en el mejor sentido de la palabra, y finalmente, mucho menos preocupado del qué dirán.

Muchas de las canciones incluidas siguen su conocida línea de trabajo: parten de una idea definida, ésta se repite mientras dura el tema, y es mezclada con ruidos y sonidos que en cierto momento toman fuerza para luego desaparecer lentamente.

Slow light

Study war” (basada en un esperanzador ‘sampler’ vocal), “Jlft” (que nos atrapa gracias a su atmósfera casi celestial y a lo bien que se funden voz y melodía), “slow light“, “wait for me“, etc. son propicias para ver la vida pasar frente a nuestros ojos, como si te embarcaras en un largo viaje y tu mirada se perdiera mirando por la ventana mientras tus sentidos se llenan con la melodía que nos regala cada tema.

La frase “please, don’t let me make the same mistake again” nos presenta la canción en la que Moby participa vocalmente: “mistake” es rápidamente identificable con él, no sólo por esa narcótica entrada que es ligeramente interrumpida por su voz fuera de tono, sino también por la consecución (hábilmente lograda) de notas altas y bajas provenientes de los instrumentos presentes.

Por decirlo de alguna manera, al tener la condición de ser el único título en el que Moby también interviene al mando del micrófono, pareciera ser el más completo (a nivel de realización) del Wait For Me, y desde luego no pasa inadvertido.

Mistake

Esto no quiere decir que en el álbum no haya material que sea tan o más interesante que “mistake“, solo que es el tema que lleva la firma inequívoca de este compositor estadounidense.

Alguien me recomendó escuchar este disco tumbado en la cama con los audífonos a todo volumen. Buena sugerencia. Por mencionar algún ejemplo, la canción “shot in the back of the head” suena simplemente como un instrumental más hasta que la escuchas con ellos, pues es ahí donde recién adviertes la interesante superposición de cada pieza musical que se va mezclando, apareciendo, manteniéndose y desapareciendo, conforme ésta sigue su curso.

Isolate“, el tema que cierra este Wait For Me, con su mezcla casi perfecta de notas de guitarra, teclado y violín, son tres minutos y medio de emotividad hechos canción, que junto con “scream pilots“, bien podrían significar los puntos más altos de esta entrega a nivel instrumental.

Scream pilots

Resumiendo este trabajo de manera objetiva, seguramente no romperá ningún record ya establecido ni sorprenderá a los que ya están familiarizados con el trabajo de Moby, pues en el fondo es simplemente eso, valga la redundancia, un trabajo más de Moby.

Sin embargo hay quienes ya la definen como una pequeña, apacible, y humilde obra de arte que pasa totalmente desapercibida si no se le presta suficiente atención: es cuando te detienes a echarle un vistazo que su simplicidad y belleza podrían embriagarte, pues por primera vez en mucho tiempo, no suena como si tratara de complacer a un sector del público.

Pale horses


Créditos: videos

Compartir:

Similar Posts

2 Comments

  1. hola mi hermano, lo felicito por esta síntesis acerca de nuevo album de moby, para mi ese man me definio lo que es la musica para mi, piezas sutiles que llena el espíritu, la verdad me decepcione un poco cuando saco Last Night en el 2008, la verdad no lo veo con ese estilo pero como ud decia esta es un pequeña obra de arte muy humilde pero con valor musica enorme para mi, por que me remonto a lo que verdaderamente me llevo a enamorarme de su música, gracias y un saludo !!!

  2. Gracias a ti por la visita Andrés,

    Es una pequeña obra de arte, esa es mi opinión, aunque pase casi desapercibida como todas aquellas producciones que apuestan por lo conceptual antes que por lo comercial.

    Saludos.

Agregue un comentario a Andres Felipe Trujillo Madrigal Cancelar respuesta

Su dirección de correo no se hará público.