David Bowie - Trevor Jones - Labyrinth

¿Hagle? ¿Ludo? ¿El rey Jarret? ¿Los Goblins? ¿De qué me suenan? Pues retumban en mi mente pasajes y melodías de esta maravillosa puesta en escena que hoy en día, respirando unas épocas bastante diferentes y viendo las cosas desde otra perspectiva, hacen que se vea simplemente como una película más para niños. Pero pensándolo nuevamente…

Hay que aceptar que David Bowie es único (partiendo por la diferencia de color de su ojo izquierdo con respecto al derecho, que dicho sea de paso, se debe a que fue accidentalmente dañado con un compás en una pelea colegial) y siempre hizo lo que quiso, y en su mayor parte lo hizo muy bien.

El tiempo parece no hacer mella alguna en su talento musical y en sus continuas apuestas por la innovación. El mismo que a principios de los setenta ya nos entregaba los míticos “space oddity“, “changes” o “ziggy stardust“, de pronto nos presentaba, allá por el año 1986 y con el importante aporte de Trevor Jones, el soundtrack de una de las películas más encantadoras de todos los tiempos.

David y las marionetas parecían estar hechos el uno para el otro. Fue curioso ver cómo las arraigadas críticas en contra de la producción, que incluso hicieron peligrar el estreno de la misma, luego le daban uno de los más altos reconocimientos presionados de alguna manera por el masivo éxito que ésta obtuvo a nivel mundial.

Magic dance

Personalmente y con una edad en la que todavía se cree en la magia y en cuentos de hadas (aunque todavía no pierdo la esperanza de que existan), quedé maravillado por este musical de fantasía.

Las oportunas pistas de voz de Bowie y el dramático fondo musical que Jones entrega, se complementan de manera notable. Si a esto le sumamos el sobresaliente trabajo con las marionetas, dirigidas por el tristemente desaparecido Jim “muppet show” Henson, nos queda como resultado una puesta en escena que sin llegar a ser una obra maestra nos demuestra que no es necesaria tanta tecnología ni efectos especiales para recrear, de manera sublime, un mundo fantástico con vida propia.

No obstante el gran atractivo de la -por ese entonces prometedora- actriz Jennifer Conelly, la verdadera magia pasaba por los llamativos diálogos entre canciones divertidas pero con profundo sentimiento, que otorgan inmortalidad a temas como “magic dance“, “underground” o el tan estremecedor como hermoso “as the world falls down“, que me encantó desde la primera vez que lo escuché.

Esa melodía previa que hace Jones en “hallucination“, esa forma de concatenar guitarra, trompeta, saxo, teclado, sintetizadores, etc. en el transcurso de la canción, y luego, la entrada magistral de la siguiente, con una notable ‘performance’ de Bowie, hacen de este título uno de los más bellos de todos los tiempos. Solo cierren los ojos y escuchen como los dos temas se funden perfectamente.

Hallucination + As the world falls down

Una bella historia de amor que está presente en el mundo regido por el Rey Jarret, que se enamora de la heroína, y a quien incluso pretendió regalar el paraíso de sus sueños a cambio de su temor y lealtad. La película está construida sobre el mito del laberinto, que representa el camino interior hacia nuestros secretos.

Al no conseguir lo que buscaba, Jarret, convertido en ave nocturna, observa a lo lejos la felicidad de la heroína a través del cristal de la ventana de su habitación. Entonces retorna triste y solitario hacia la luna, en busca de otros sueños que vender a cambio de amor.

El carisma y la interpretación de Bowie le dan un toque singular al Laberinto, que si bien es una película orientada hacia un público infantil, es una de las pocas que hoy por hoy todavía pueden reunir a todos los miembros de una familia frente a una pantalla.

Se dice por ahí que después de asistir al estreno en el cine muchos de los que la vieron tuvieron pesadillas y otro tipo de sueños: lo que no se sabe o no ha sido convenientemente aclarado es si éstas fueron a causa de la extraña apariencia de las marionetas o a los pantalones tan ajustados que llevó ‘El Camaleón del Rock‘ durante toda la filmación.

En todo caso, el Laberinto siempre será una joya “underground” de nuestra infancia.

Underground
Compartir:

Similar Posts

4 Comments

  1. Una verdadera joya del cine infantil de los 80´s. Hoy, pertenece a la videoteca de mi hija, de 3 años y medio, quien canta las canciones del film y no se cansa de verla!

  2. fue el mejor recuerdo de toda mi vida, recuerdo tenia como 10 o 11 años y le decia a mi madre que yo queria ser novia de jaret, amaba a david bowie pero tambien al rey jared, queria ser sarah y recuerdo gritaba yo quiero yo si acepto mientras en la ultima escena el le prometia el mundo a cambio de su amor, llore cuando ella hizo que el se fuera convertido en buho, amo esta pelicula y la amare toda la vida, aun hoy en dia ni con tanta tecnologia nada se puede comparar con laberinto, fue, es y sera la mejor pelicula, lastima no se donde conseguirla, pero muero por tenerla. te amo jared aun. con 33 años sigo amando ese recuerdo de tan hermosa pelicula que soñe de niña se hiciera realidad.

  3. En efecto Nathalie,

    Para algunos mortales jamás la tecnología y efectos especiales serán predominantes ante un buen argumento, ante una ilusión… quién sabe si un día de tanto llamar al Rey de los Duendes éste se aparece ante nuestros ojos.

    Con respecto a conseguir la película no creo que sea tan difícil, por lo menos si deseas bajarla de la red… es posible.

    As the world falls down…

  4. gracias, pues pienso igual, no se quien creo esta pagina pero estoy muy agradecida, es perfectamente lo que buscaba, y si a veces soñar es algo totalmente hermoso y si apareciera jaret me iria como cuando tenia 11 años decia, todos llevan un niño dentro, soy fans desde ese entonces de david bowie, y como comente anteriormente a mis 33 años jamas vi pelicula igual con tan poca tecnologia y con taaaanta magia para hacernos soñar. ver los videos en youtube me lleva a tener esa edad en que ser jovencita era una magia inolvidable. amo laberinto.

    ah y ya vi quien es el creador, fantastico cesar. seguire pegada a esta pagina. besos.

Agregue un comentario a César Pinto Cancelar respuesta

Su dirección de correo no se hará público.