Killing Joke - Absolute Dissent

La voz de Jaz Coleman es lo que hace que un disco de Killing Joke sea un disco de Killing Joke, una voz que ha mantenido su fuerza y vigor por más de treinta años, y que vuelve a mostrarse con todo su poderío en el Absolute Dissent, la última producción de la banda de Notting Hill.

Coleman tiene ya 50 años, una edad a la que muchos cantantes quisieran llegar manteniendo tal ferocidad en la voz como él lo hace: es como si estuviera convencido de que el mundo todavía necesita con desesperación a Killing Joke y eso le obligara a seguir dándolo todo en cada canción, evitando a toda costa tomar el camino de lo que algunos llaman ‘madurez musical’.

De hecho, como viene sucediendo desde siempre, Absolute Dissent nos regresa a las primeras épocas del grupo, aquellas en las que aún estaban buscando el equilibrio experimentando con géneros e ideas en un intento por descubrir la mejor vía para plasmar su personalidad e idealismo juvenil.

El primer tema del disco, “absolute dissent“, expresa bastante bien este concepto y se muestra como un llamado frontal a la acción. Mientras la estrofa “estoy en contra del envenenamiento del agua / rechazo la contaminación del aire” puede sonar de lo más obvia, álbum tras álbum la idea general siempre ha sido la misma: siempre hay algo por lo que luchar – si pensamos que hemos ganado la guerra, nos han lavado el cerebro; si hemos ganado una batalla, hay muchas más en las que todavía hay que pelear.

Absolute dissent

Ahora bien, si pensamos por un momento que Killing Joke, que por cierto vuelve a su formación original para un larga-duración (algo que no sucedía desde el Revelations de 1982), ha puesto toda su energía en el título anterior estamos cometiendo un grave error.

A pesar del ritmo de batería impuesto por Paul Ferguson, que bien podría quebrarnos el cuello en un concierto, del ensordecedor sonido de guitarra cortesía de ‘Geordie’ Walker, o de los potentes acordes de bajo que nos llegan de las manos de ‘Youth’ Glover, “absolute dissent” supone sólo ‘un calentamiento’ para el grupo.

El tema siguiente, “the great cull“, nos lleva un paso más allá: lo que empieza con un -relativamente- sencillo y continuo riff de guitarra se transforma rápidamente en algo mucho más intenso que, con el apoyo de los instrumentos de fondo, engrandece el atronador “Separen a la manada… SEPAREN A LA MANADA“, en donde Coleman alcanza un nivel notable, mientras en un mensaje casi apocalíptico nos recuerda que “el gran sacrificio está llegando a su fin“.

The great cull

La intensidad alcanza uno de sus puntos más altos cuando llega el turno de escuchar la brutal “this world hell“: Walker nos regala unos acordes cargados de distorsión que nos toman por asalto desde el inicio mientras Coleman lanza unos alaridos suficientemente poderosos como para irse a reemplazar la garganta al terminar.

Creo que de por sí el título nos da un adelanto de lo que trata esta canción: no es profundo, pero es efectivo.

Decir que “this world hell” es uno de los puntos más altos del álbum no pretende de ninguna manera restar importancia al resto de temas: la épica “the raven king” es un tanto más ‘apagada’ pero se erige como una prueba más de que Coleman puede sonar increíblemente melódico cuando se lo propone, como en este caso, entonando una oda dedicada a su tristemente fallecido amigo y compañero Paul Raven, quien ocupó de muy buena manera el puesto de Youth cuando quedó libre.

No obstante la obvia temática de pérdida que envuelve al tema, se puede percibir un aire triunfante de belleza y melancolía que lo convierte en un perfecto tributo: “vigilando desde su posición privilegiada, puedo verlo en este momento… puedo ver el espectro del Raven King“.

Esta es una prueba más de que la música de Killing Joke puede seguir siendo así de poderosa incluso cuando nace a partir de emociones diferentes al enojo.

The raven king

En resumen el último trabajo de Killing Joke es bastante consistente, bien producido y notablemente mezclado, aunque tiene un par de temas que particularmente no terminan de encajar: el ‘estático’ “fresh fever from the skies” y el ‘disonante’ “european super state“, pero que no le quitan mérito al resto.

Quizás la mayor sorpresa que nos trae el Absolute Dissent se encuentre al final, en el título que cierra el disco: “ghost of ladbroke grove“. Killing Joke ha jugado con el dub a lo largo de 30 años, pero éste nunca había sido usado tan desmedidamente desde el Turn To Red (su EP de 1979).

Sin importar de que se trate de un simple juego, de una reminiscencia de lo que solían hacer al inicio o de un cierre al círculo de una larga y productiva carrera, parece que este estilo no les incomoda en absoluto y no sería nada raro que vuelvan a recurrir a él en posteriores entregas, que seguramente seguirán viniendo cargadas de algo que define a esta mítica agrupación inglesa: consistencia.

Ghost of ladbroke grove
Compartir:

Similar Posts

2 Comments

  1. Muy bueno el análisis. felicitaciones. ahí va el mío.

    Memorándum Nº 42 NO PIERDAN TIEMPO, ESCUCHEN EL ÚLTIMO DISCO DE KILLING JOKE “Absolute Dissent”
    de Alejandro Francisco Simionati, el miércoles, 04 de mayo de 2011 a las 17:01

    El mundo parece que siempre se viene abajo. Y si hay un grupo que siempre lo anunció y siempre se mantuvo al costado de la Industria de la Música es Killing Joke (La broma asesina traducido). Comenzaron a finales de los 70 con una extraña versión del punk, en algunos lados se puede leer Post-punk. Pero ellos siempre hicieron algo más. Su música no es específicamente punk, no es industrial (fundadores del estilo), no es metal, no se sabe lo que hacen pero cada ves que sacan un disco es una patada a los huevos que gusta. son poderosos, glamorosos, inevitablemente alternativos.

    ¿Quieren un listado de bandas que marcó para siempre? Bueno, les tiro un pequeño listado Nirvana (Escuchen eighties y es un plagio de come as are you are), Ministry (les mostraron el camino), Nine Inch Nails (ni hablar), Big Black (obvio), Prong (obvio), Metallica (prácticamente no existirían, les rinden tributo en Garage Revisited), Helmet (obvio), Soundgarden (Sin palabras), Foo Fighters (El baterista toca como invitado en un disco) , Fear Factory(obvio), Faith No More(todavía no se sabe donde, pero mike patton es el responsable) y Korn(Llevan en sus discos el título de uno de sus temas), y puedo sueguir mencionando bandas (pero no quiero aburrirlos).
    Podría estar desglosando las etapas, los discos, los estilos pero eso es para una nota mucha más larga. Lo que nos ocupa ahora es su última producción: Absolute Dissent (Absoluta disidencia – 2010). Al contrario de su anterior disco “Hosannas from the Basements of Hell” prácticamente épico e impenetrable en Absoluta Disidencia vuelven con orgullo a sus raíces sin repetirse. Es como si estuvieran haciendo su primer disco de nuevo, sin caer en los golpes bajos de la repetición y la vejez. Es más, todo lo contrario, la vejez les sienta bien y siguen abriendo camino en donde muchas bandas quedan estancadas en sus formulas. Lo que siempre sorprende es el cantante Jaz Coleman que es prodigiosa voz que va de lo melacolico a lo agresivo en un cambio de ritmo, lo acompañan Geordie Walker, Youth y Paul Raven.
    Cada Tema Absolute Dissent es un mundo en si, se me hace difícil elegir un tema para poder guiarlos sin antes recomendarles cualquier disco anterior y me quedo corto. El carácter político-poético y sin banderas de las que ellos mismo pueden llevar les dicen al mundo que no se quede en sus asientos cambiando de canal. Absoluta Disidencia es el título de su última producción, me tomé la molesta de buscar el significado de Disidencia (no es que no lo supiera) pero era bueno refrescar su significado. Según Wikipedia dice:” La disidencia consiste en la separación de una comunidad o de un partido del cual se era miembro. Un disidente no reconoce más la legitimidad de la autoridad (en particular, política), a la cual debía sometimiento. El término « disidente » es así utilizado para calificar a una persona que contesta de manera más o menos radical al sistema político del país donde reside”. Me hizo pensar que cada vez somos más CONDESCIENTES(condescender v. intr. Acomodarse una persona, por bondad, a la voluntad o el gusto de otra.), una palabra que esta, en donde estamos. Gracias Killing Joke.

Agregue un comentario a Alejandro Cancelar respuesta

Su dirección de correo no se hará público.